Comunidades Mapuche en resistencia exigen al traslado de Machi Celestino al C.E.T. de Vilcun

995
0
Compartir

Respecto de la sentencia que rechaza el recurso de protección señalar lo siguiente:

1. No es sorprendente el fallo que rechaza el recurso de protección, ya que la discusión sin duda es compleja. El propio recurso denuncia que varios órganos del Estado no están a la altura de los tiempos, y los informes de ellos no indican otra cosa: Consta en el proceso desarrollado – y se puede revisar públicamente – que ningún órgano del Estado ha tomado ninguna medida al respecto del trato penitenciario a los miembros de pueblos indígenas. Gendarmería reconoce que no contempla en sus reglamentos la variante cultural, el Ministerio de Justicia reconoce que la Unidad de Asuntos Indígenas no ha tratado para nada el tema penitenciario – en circunstancias que desde 2.010 se presentan urgencias referidas a este tema-, el Estado de Chile dice que basta con tener a los mapuches en un módulo aparte para dar respeto a su diferencia étnica… ¿Basta el hecho de encerrar a todos los mapuches en una misma jaula para sostener una protección a sus derechos culturales? En fin; el fallo de Temuko es sólo una primera instancia, correspondiendo dirigirse ahora a la Corte Suprema. El fallo de la Corte es sólo una etapa más del proceso, frente a la cual se reaccionará en tiempo y forma oportunos.

2. Llama la atención que el Ministerio de Justicia no se haya pronunciado hasta la fecha sobre el recurso, más allá del informe que evacuó: parece querer decir que sólo medidas extremas como las huelgas de hambre permiten acaparar su atención, para obtener el respeto a los derechos de los pueblos. Se insta al Ministerio de Justicia a referirse al tema, para dilucidar por qué reaccionan únicamente cuando se extreman medidas, y no cuando se utilizan los cauces legales a los cuales ellos mismos instan a seguir, cuando llaman a “respetar la institucionalidad”.

3. Aprovechar la instancia para invitar a los diferentes actores sociales a que se pronuncien sobre el tema y a apoyar las demandas del pueblo mapuche. Muchas personas y órganos, como el INDH, defensores públicos, antropólogos y otros, ya se han pronunciado desde que el machi fue puesto en prisión preventiva, sobre los graves perjuicios de encarcelar a un mapuche sin el debido respeto a su cultura. Sin embargo, aún falta generar conciencia social y difusión de información respecto de este tema. Es necesario que existan pronunciamientos mayores, que denuncien que el Estado Chileno está incumpliendo los compromisos internacionalmente adquiridos, y que está violando los derechos humanos de manera sistemática y estructural, al no adecuar su legislación. Hace rato se sabe que la Ley Antiterrorista debe modificarse, pero es necesario profundizar el debate: hay mucho más que modificar, no sólo las normas de persecución, sino que también aquellas que tiendan a generar encuentros entre culturas diversas. Aquí hay temas graves, de igual relevancia que la criminalización de la protesta mapuche: el etnocidio, el aplastamiento de las culturas mediante su anulación. La familia y comunidad del machi (quien nunca ha dejado de reconocerse como inocente de los hechos que lo mantienen preso) están sufriendo ya embates espirituales serios a consecuencia de su encarcelamiento, perjuicios que podrían evitarse con la simple disposición del Estado a cumplir sus obligaciones en materia de derechos humanos Asimismo, es un hecho que los simpatizantes del machi están siendo vigilados en sus rutinas diarias por personas cuya identidad se desconoce, cuestión que puede desembocar a futuro en montajes delictuales, que profundicen en la criminalización del pueblo mapuche, para desalentar a quienes alzan la voz en defensa de sus derechos mediante el miedo y la cárcel.

¡Libertad a los presos politicos mapuche!
¡Wewaiñ!

Jorge Guzmán.
Abogado Recurso de Protección Córdova y otros con Estado de Chile y Otros. Rol 1655-2014, Corte de Apelaciones de Temuco.
http://redppm.blogspot.com

Comentarios Facebook

No hay comentarios

Dejar una respuesta